img_7826

Sin duda, esta es una de esas experiencias únicas en la vida, y que esta limitada a un grupo muy pequeños de personas, aquellas que se pueden dar el lujo de pagar un promedio de USD$15000 (10 millones de pesos chilenos) por un viaje en First Class Apartment de Etihad Airways. Lo único que puede superar a First Class Apartment (considerada la mejor Primera Clase del mundo) es básicamente tener un avión privado.

Algo que en madeinscl.com no podríamos pagar ni en mil años -pero gracias a nuestro buen ojo- encontramos la forma de viajar: primero en First Class Suites desde Bangkok a Abu Dabi, y luego en First Class Apartments de Abu Dabi a Londres por sólo USD$1700. Y sobre ese último tramo hoy les queremos contar.

 

 
Booking mi Chauffeer

La experiencia de viajar en la mejor Primera Clase del mundo, comienza con la reserva de tu chofer particular. Dos días antes de salir mi vuelo, Etihad me recuerda por mail que puedo pedir que un chofer privado -en un auto de lujo- me pase a buscar al hotel, o a cualquier lugar dentro de los Emiratos Arabes Unidos, eso significa que puedo pedir que me vaya a buscar a la mitad del desierto y me deje en el Aeropuerto Internacional de Abu Dabi, todo esto sin costo alguno. Este servicio no es exclusivo de Primera Clase, también esta disponible para los viajeros de Etihad en algunas tarifas de Clase Ejecutiva.

A eso de las 10:20AM me llaman desde la recepción del hotel para avisarme que mi chofer se encuentra esperándo en el lobby. Había llegado 10 minutos antes de lo programado, muy bien allí.

img_2276

Afuera se encontraba un Audi (no recuerdo el modelo), del año, asientos de cuero, a todo chancho -o a estas alturas debería decir a todo tsatso– el Chauffeer (que no es un chofer cualquiera) me saluda y recoge las maletas para iniciar un viaje de 30 minutos desde el hotel al aeropuerto.

Lounge VIP ultra VIP

"Counters" de check-in Primera Clase

“Counters” para hacer check-in en Primera Clase

Llegando al aeropuerto ya se empieza a notar el trato VIP. Me despido de mi Chauffeer, y otra persona me saluda a la entrada del area exclusiva para Primera Clase, toma mis maletas y me pide acompañarlo hasta el check-in personalizado.

Una vez en el “counter”, que no tenía nada de counter, porque habían sillones, candelabros, y blink blink por todos lados. El agente me pide mi pasaporte y entre todo el tramite de check-in aprovecha el tiempo para tener un poco de charla informal, todo muy ABC1. También me pregunta (por seguridad) si alguien más hizo la maleta por mi, que pena que mi amigo del counter no tiene idea de que soy bien C3 y tengo que hacer mi maleta yo mismo.

img_1664

Con mi maleta chequeada y boarding pass en mano, me escoltan nuevamente, ahora hasta policía internacional que tenía sus propias casetas en el sector de los super VIPs. Pasando seguridad, mi escolta me indica que justo al salir me encontraré con el acceso al Lounge VIP exclusivo para Primera Clase, en donde podré: tener un almuerzo de un restaurant de 5 estrellas, y una sesión de masaje, todo esto incluido en mi pasaje de avión. Además de todo esto, y si tuviese las lucas, podría tener toda una sesión terapéutica antes de viajar, porque dentro del VIP hay un SPA.

Eran cerca de las 11:30AM y no me quedaba mucho tiempo para hacer todo lo que quería en el Super VIP, debía abordar mi vuelo a las 12:15PM, por lo que pedí a mi nueva escolta dentro del VIP  “hacerlah cortah”, y no tomé el almuerzo completo que ofrecía el restaurant (el mismo que atiende en Emirates Palace), pero la carta ofrecía varias alternativas interesantes, como un almuerzo más rápido (Bar Dining) o elegir entradas con algún plato de fondo:

img_8014

img_9042

Uuff… ¡qué ganas de haber llegado 12 horas antes al aeropuerto para aprovechar todo esto!

img_9282

img_0156

Y los bebestibles, todos vinos y champagnes muy buenos:

img_3931

¡Qué sed!, lo bueno es que la misma selección de vinos esta disponible arriba del avión, no es necesario quedar doblado antes de subir.

img_4929

Ya con pocos minutos para abordar, elegí sólo un par de cosas para picotear, entre ellas: Foie-Gras Terrine, Pollo Satay, y una copa de Champagne Bollinger 2005:

img_0759

img_0796

Con los 15 minutos que sobraban, tomaría un masaje relajante antes de subir a mi “Apartment” de Primera Clase, y todo esto de forma gratuita, incluido en el pasaje de avión.

Sala de masajes

Sala de masajes

El departamento al interior del avión

img_4024

Ni tiempo tuve para conocer el Aeropuerto Internacional de Abu Dabi, trate de aprovechar al máximo el Super VIP para luego salir corriendo a tomar el vuelo. En el boarding no hubo ningún trato exclusivo, solo pasé por la fila preferencial y me dirigí hasta el segundo piso del Airbus A380, en donde se ubica Primera Clase y Clase Ejecutiva. Al llegar a la puerta del avión, se acerca quien sería mi azafata “privada” para el vuelo de algo más de 6 horas. Ella me acompaña hasta lo que sería mi “mini departamento”, pasando por el bar exclusivo para pasajeros de Primera Clase.

Mi departamento, 4K

Mi departamento: 4K

img_2327

La atención fue lo más llamativo de todo el vuelo, la tripulante de cabina explicándome cada detalle del vuelo, y porque no, un poco de conversa más informal, siempre siendo muy amigable y protocolar. A los minutos vuelve la misma azafata y me hace entrega de un pijama para el vuelo y lo guarda en el “mini-closet”. También aprovecha la oportunidad para ofrecerme algo para beber y comer, elegí jugo de zanahoria RECIÉN exprimido (tenían la máquina y zanahorias frescas en la cocina del avión) con unos dulces árabes:

img_5304

Pasaron un par de minutos de disfrutar champagne y los dulces arabes, cuando se acerca otra persona y se presenta como “el chef del vuelo”. Aprovecha la oportunidad de explicarme el menú que esta disponible para el viaje y que puede servir la comida en el momento que yo quiera, pero también recalca que si no me gustan las opciones del menú, puedo pedir lo que esté antojado de comer y él lo va a cocinar… así es, él puede cocinar ¡lo que yo quiera dentro del avión!

img_2394

A estas alturas no se si llamar asiento, cabina o “mini departamento”, pero el producto de First Class Apartment consiste en un sillón (porque no es una silla de avión), una pantalla táctil de 27’’, control de mando con pantalla que también puedo usar para ver contenido, un ottoman se puede convertir en cama (o usar de sillón secundario), infinitos compartimentos para guardar cosas y finalmente un mini closet con espejo. (el baño con ducha lo dejaremos como extra)

img_1762

Esta fue mi primera vez a bordo del Airbus A380 -el avión de pasajeros más grande del mundo- y sin duda fue amor a primera vista. Desde el despegue hasta el aterrizaje, todo fue muy sutil, no como en aviones un poco más pequeños (A320), en donde quedas pegado al asiento cuando comienza a acelerar. Lo único que no me gusto, es la curvatura que tienen las ventanas (similares a las del Boeing 747) ya que al tener un segundo piso uno se encuentra en un ángulo más cerrado respecto al fuselaje del avión.

Una vez que despegamos, fui directo por champagne. En el vuelo anterior de Bangkok a Abu Dabi (en First Class Suite) había probado el Bollinger La Grande Annèe 2005 (Francia), que en tierra cuesta cerca de USD$150 la botella. Ahora me tocaba probar una copa del ensamblado Duval Leroy Rosè (Francia), spoilers: Bollinger la lleva.

img_1037

IFE (Entretenimiento a bordo)

img_2355

Lo primero que debo destacar del IFE, es que cada asiento viene acompañado de un set de Audífonos de marca Phitek, que no me sonaba para nada. La verdad esperaba encontrarme con audífonos de marca reconocida como: Audiotechnica, Bose o Sennheiser, y que otras aerolíneas ofrecen cuando viajas en Primera Clase. Pero resulta que Phitek es una marca especializada en productos con Noise Cancelling (cancelación de ruido), y al momento de probarlos ¡quedé fascinado!

Con tan buena atención y cosas que hacer a bordo del A380, en verdad no daban ganas de quedarse sentado viendo películas o series, sino de dar una vuelta por el avión, ir al bar exclusivo para Primera Clase, dormir una siesta con tu pijama nuevo y cama de 2 plazas, o tomar una ducha a más de 40000 pies de alturas. Pero le di una oportunidad, y la verdad es que es el mejor IFE que me ha tocado probar. Partiendo por la gloriosa pantalla de 27’’ (VENTISIETE), ¡así da gusto ver una película!, pero este IFE tiene otras características importantes, como transmisión de TV en vivo de varios canales, entre ellos: CNN, Discovery y BBC, el poder ver dos canales o películas al mismo tiempo, una en la pantalla gigante y otra desde tu control remoto. Algo que me gusta bastante de algunos aviones es que tienen varias cámaras montadas y que puedes ver en directo el aterrizaje o despegue. En mi vuelo el A380 tenía 3 cámaras: frontal, desde atrás y hacia abajo.

img_6102

Sobre el catalogo de Etihad Airways, podemos decir que es bastante variado, muy similar a lo que ofrece la mayoría de las aerolíneas occidentales, aunque también existía contenido en arabe. Hablando sobre eso, el IFE tenía un par de elementos muy particulares para la gente que profesa el Islam: como una brújula apuntando a la Mecca, mensajes oratorios cada cierto tiempo.

El avión contaba con WiFi e Internet abordo, pero es de pago y un poco caro respecto a otros carriers de USA por ejemplo. Curiosamente, Etihad no tiene ninguna política de acceso o descuento para usar el servicio a los viajeros en Primera Clase, algo que es muy común en otras aerolíneas con internet abordo.

Comida

Para este vuelo venía mental y fisicamente preparado para poder comer (y hacer review) de todo lo que pudiese. Fallé miserablemente (o casi).

img_2345

Ya con la comida/picoteo en el Super VIP, los dulces antes de iniciar el vuelo y más picoteo luego de despegar, estaba a penas. Algo interesante de viajar en Primera Clase es que uno decide qué, cuanto y cuando comer, ¡pude haber pedido todas las opciones del menú! o haber sido más creativo con mis sugerencias, pero decidí optar por el almuerzo que estaba en el menú y que el chef me ayudara con alguna recomendación. El menú A La Carte consistía en entrada, un aperitivo, plato de fondo, otro aperitivo, postre:

img_9606

No solo comida a la carta el chef podía preparar, también tenía disponible otro montón de opciones de carnes, acompañamientos y sandwiches al estilo de un steakhouse (parrillada):

img_0155

Mi elección de entrada fue la siguiente: Sopa de Menta y guiso de arvejas, con ravioli ricota y crema fraîche.

img_2423

Entre cada plato, el chef personalmente servia un aperitivo para preparar y limpiar el paladar antes del próximo plato (finoli). No recuerdo exactamente el nombre de esta “exquisites”, pero ¡culpo a los vinos y champagne por ello!

img_2193

Hablando de vinos, las opciones de bebidas alcohólicas eran las mismas que en tierra, además de varios tipos de whisky y cocktails populares. Para el almuerzo decidí seguir la senda de los fermentados, y pedí un vino blanco Dog Point Vineyard Section 94, Sauvignon Blanc Marlborough de Nueva Zelandia, 2008. Según la azafata, este era uno de sus favoritos, y no podría estar más de acuerdo, ¡uno de los mejores Sauvignon Blanc que he probado!

img_2426

Como plato principal el chef me recomendó probar el “Autentico Pollo Biryani del Golfo”, que básicamente es pollo cocido, muchas especias y arroz basmati. Si bien se ve super simple, los aromas y sabores de las especias lo hicieron demasiado rico. ¡Un verdadero plato arabe!

img_2425

Terminado el plato principal, llegó otro aperitivo para limpiar un poco los fuertes sabores del Pollo Biryani. Si no mal recuerdo el chef me explicó que un granizado de granada era una buena forma de neutralizar el paladar y pasar al postre… pero la verdad ya estaba en la B, así que le comenté al chef que prefería dejar el postre para minutos antes del aterrizaje en Londres.

Bar al interior del Airbus A380

img_3556

Detrás de los “departamentos” de Primera Clase, se encuentra ¡el bar del avión! una zona de relajación donde puedes pedir más alcohol y continuar viendo películas o deportes, en caso te aburras de estar mucho tiempo tu “departamento”.

Lamentablemente, en la fecha de mi viaje me encontraba en plena celebración del Ramadán, mes del calendario musulmán en donde se práctica ayuno (comida y bebidas) y donde el alcohol está prohibido. Al igual que otras aerolíneas del medio oriente, Etihad se toma muy enserio la religión, por lo que sacaron del bar del avión todos los vinos, whiskies, cervezas y otros que tenían en exhibición, además de bajarle el tono al bar con la iluminación, por eso las fotos esta todo super oscuro.

Obviamente no todos los pasajeros obedecen al Islam, pero se espera que quienes no profesen la religión mantengan cierto respeto, esto significa no beber en lugares públicos.

img_8569

Para mi buena fortuna, la azafata me comentaba que no había problemas si quería estar en el bar y tomar algo del menú, pero no había barman a quien pudiese pedirle algo más elaborado o meter conversa. De todas formas, pedí un cocktail llamado French 75 (Champagne Bollinger, Gin y Limón): Lé Maravillé!

Como estaba muy fome el bar, volví a mi asiento para ver una película y luego Family Guy (mi serie infalible en cada vuelo).

img_2437

Para continuar con la degustación a 40.000 pies de altura , pedí otra “copita”, esta vez un vino rojo: Xanadu, Shiraz, Margaret River, Western Australia (2011). Nada del otro mundo, pero buen vino.

No quiero aterrizar

Una de las mejores formas que tengo para resumir la experiencia de First Class Apartment con Etihad, es que nunca sentí que estuviese en un avión, más bien parecía estar en una pieza de hotel con servicio a la habitación 24/7. Por lo mismo, ¡no quería que el avión aterrizara!

Faltando 1 hora para llegar a Londres, le aviso al chef a bordo que estaba listo para el postre (la verdad ya no daba más de copete y comida, pero ¡un último esfuerzo por nuestros lectores!)

img_2447

Elegí un Pudding de frambuesa con helado de vainilla y más salsa de berries, con toques gourmet de chocolate tradicional y blanco. Un postre simple, rico y sin mucho más que comentar.

Quince minutos para el aterrizaje en Londres y comenzaba a verse la ciudad mientras dábamos vueltas en círculos esperando una pista disponible en Heathrow (LHR). Con cinturón de seguridad puesto, pantalla de 27” transmitiendo el aterrizaje con vista completa del avión, y el control remoto transmitiendo desde la parte delantera del avión, fue uno de los mejores “touchdown” que me ha tocado, suave y con vistas completas de aquello.

A380 en Londres (Heathrow)

A380 en Londres (Heathrow)

Pero nuestra experiencia con First Class todavía no terminaba. Otra de las ventajas de viajar como rey, es que te hacen entrega de un “Fast-track pass” (creo que en Business Class también lo entregan), con esto te evitas hacer la fila de inmigración con la gente de Economy (eeewwww!!), pero la verdad es que a la hora en que aterrizamos no había mucha gente así que daba lo mismo si lo usabas o no.

Antes de retirar mis maletas me acerco al stand de Etihad para preguntar por el Chauffeer que me llevaría desde Heathrow hasta mi hotel en el centro de Londres (Mayfair), ellos te indican si tu auto se encuentra disponible o si debes esperar unos momentos. En mi caso me avisan que mi chofer ya se encuentra esperando justo a la salida del aeropuerto junto a un stand de Etihad y letrero con mi nombre.

img_0972

Saludo al chofer y amablemente toma mis maletas para llevarlas hasta el estacionamiento del aeropuerto, en donde nos espera un BMW negro (también del año) para el trayecto de algo más de 1 hora hasta el centro de la ciudad.

First Class Apartment definitivamente es una experiencia de Hotel a Hotel, todo perfecto y bien coordinado, desde el transporte en tierra, check-in, estadía en el Aeropuerto, y por supuesto, la experiencia a bordo, con comida increíble, y tragos tan buenos que hasta extraño no ver vinos Australianos/Nueva Zelandia en Chile.

Ofertas para viajar en First Class no son muy comunes, pero si aparecen por supuesto que las comentaremos en el blog y redes sociales, así que recuerda seguirnos en: Facebook, Twitter o Instagram.