¡Nos fuimos de viaje otra vez! y hoy les traemos un extenso review sobre el producto estrella de LATAM Airlines, hablamos de Premium Business, y además logramos probar el nuevo menú gastronómico que recientemente la aerolínea chileno-brasileña estrenó para los pasajeros de clase ejecutiva y Premium Economy. Aunque debo advertirles que justo en el vuelo y día que decidimos hacer el review, la experiencia fue más baja a lo que previamente nos había tocado en otros vuelos en Premium Business.

De Economy a Premium Business

Como ya sabrán, no tenemos dinero para comprar un pasaje en Premium Business, por lo que nuestra única opción para subir de clase es mediante un upgrade. Hay varias formas de lograr upgrades en LATAM Airlines y es el motivo por el cual siempre trato de viajar con ellos, pero el principal requisito es ser miembro de alguna Categoría Elite de LATAM Pass: Gold, Platinum, Black o Black Signature, con esto ganas “cupones de upgrade” que puedes utilizar al comprar pasajes de ciertas tarifas (o canjear con KMs) en LATAM Airlines. Otras opciones de obtener tu paso a clase ejecutiva es por medio de compra del upgrade por medio de KMs LATAM Pass.

Para la ruta Los Angeles, USA a Santiago, Chile son necesarios 4 cupones de upgrade, a menos que seas categoría Black/Black Signature, que tienen cupones ilimitados. Una vez postulando al upgrade, sólo debes rezar por que existan asientos disponibles en la cabina y poca gente postulando por los mismos asientos.

Conexión en LAX (Los Angeles)

Antes de ir al fondo del review, tenemos un pequeño tip en caso estés haciendo una conexión domestica a internacional en los terminales 4, 5, 6 del Aeropuerto Internacional de Los Angeles (LAX). En nuestro caso, llegamos a Los Angeles desde Seattle en un vuelo de Alaska Airlines, que opera en el Terminal 6, y debíamos conectar con el vuelo de LATAM a Santiago, que parte desde el Terminal B (antes conocido como Tom Bradley Internacional).

Desde hace varios meses, se venia trabajando en un túnel secreto que conecta los 3 terminales domésticos (y aveces internacional) con el Terminal B Internacional de LAX, y que finalmente estrenaron hace unas semanas. Normalmente si tu vuelo sale de otro terminal, debías salir del area de seguridad, trasladarte en un shuttle (o caminar) hasta el nuevo terminal, pasar nuevamente seguridad, y así perder al menos 1 hora. Con el nuevo túnel entre terminales, sólo demoras 5-15 minutos y ¡sin pasar por seguridad!

Así que gente que haga conexiones en LAX: ¡Sigan el túnel! no salgan del terminal. Otra gracia del túnel, es que puedes pasar seguridad en alguno de los terminales menos ajetreados en lugar del Terminal B, o ir a alguno de los Lounges del Terminal B si tu vuelo sale de los terminales domésticos.

Vamos al grano, ¿qué se siente pasar de los primeros al avión?

La verdad, nada. Porque en LAX nos embarcaron en posición remota, así que había que esperar a que el bus se llenara de gente para llegar al avión, pero cuando llegas a tu asiento y puedes estirar tus piernas con total libertad, ahí es cuando dices… ¡gracias upgrade!

img_5375

Premium Business de LATAM tiene una configuración 2-2-2, que cada día va quedando más obsoleta, con aerolíneas apostando por 1-2-1 o alguna otra combinación que permite a todos los pasajeros tener salida a pasillo y más privacidad.

Una vez instalado en mi asiento, 2 de las azafatas me reconocieron del vuelo anterior, y fueron mucho más amistosas de lo que usualmente son. A los minutos de haber abordado me ofrecen tomar un vaso de agua o champagne (para soportar la terrible espera…) curiosamente, no me ofrecieron (y a ningún otro pasajero) algo para picar, usualmente es un surtido de maní, almendras y otros. Yo no había desayunado y estaba muriendo de hambre.

img_5377

No es mi primera vez viajando en Premium Business con LATAM, por lo que el tema de que no te den picoteo me pareció bastante raro, en especial para aquellos que pagan el pasaje completo en clase ejecutiva. Otro de los puntos bajos del vuelo fue la limpieza.  Pasa que en mucho de los aviones de LATAM (algunos casi nuevos) hay una que otra pieza de decoración que esta en mal estado o no funciona, nada que afecte mucho la experiencia en general. Pero en éste vuelo, me tocó un asiento que estaba rayado y un poco desgastado, el suelo muy sucio y hasta encontré unos audífonos que alguien uso… eeww, ¿Qué pasó LATAM? tu puedes hacerlo mejor.

Atención y almuerzo a bordo

Lo mejor -a mi parecer- de viajar en Premium Business con LATAM es lo amistosa que es la tripulación de cabina, y te tratan de Sr. (o Sra.), todo muy profesional no como el Business de Avianca que con suerte te miran. Minutos antes de despegar pasan entregando el kit de limpieza (que sigue siendo el mismo desde hace años) marca Salvatore Ferragamo, que incluye: Cepillo y pasta de dientes (diminuta), peineta, calcetines, tapones para oido, bolsa para zapatos, pañuelos marca chancho, cremas para manos y cara.

Una vez en el aire, nos hacen entrega del menú del vuelo, que en este trayecto esta compuesto de un almuerzo/cena y desayuno antes de aterrizar:

img_5400

img_5401

img_5404

img_5405

Si recuerdan nuestra nota sobre el nuevo menú gastronómico de LATAM en Business, había todo un tema con respetar los ingredientes de la región, mantener la calidad y blablabla, pero que mejor que probar el menú por nuestra propia cuenta y juzgar los nuevos platos.

En mi vuelo de ida (Santiago-Los Angeles), me tocó un menú distinto al de la foto (perfecto, más variedad), lamentablemente en éste vuelo que hacemos review, el menú era bastante flojo y me recordó mucho más al antiguo. Mi elección fue la Sopa de Espárragos de entrada, y que recuerdo haberla pedido en otro vuelo antes, y justo en ésta ocasión la sopa estaba, como decirlo… MEH.

 

img_5406

Como acompañamiento se sirve una ensalada con frutas, y una “selección” de quesos (son 2 nomá) con higos, además de varios tipos de pan que puedes elegir (integral, normal, blanco, palitos, etc).

De plato de fondo no había mucha opción, no soy fan de la comida del mar, y ensalada… NOT. Así que elegí el Filete grillado con salsa de tomillo, papas asadas y broccolini al vapor. Otra vez, este plato me parece haberlo probado antes, y la verdad tenía los mismos sabores y calidad que el menú anterior.

img_5408

Ahora, para ser justo, se dio todo mal en este vuelo para hacer el review y destacar la nueva apuesta gastronómica de LATAM. Por lo que debo reconocer que en el vuelo de ida pedí como plato de fondo unos Ñoquis trufados con Champiñones en su salsa, ¡que estaban maravillosos! (aunque en calidad, ñoquis no eran) ahí se atrevieron con algo novedoso y correcto uso de ingredientes. Además el postre en ese vuelo fue un Cheesecake de Banana con Dulce de Leche, que -como Maestro Catador de Cheesecake- me dejo MAAAAL… ¡que combinación más buena!

Finalmente llegamos al postre, que en general siempre hay una sola opción (muerte a los que piden helado o frutas), así que fui por el Crumble de manzanas con crème fraîche:

img_5411

El crumble estaba bueno, la crème fraîche, otra vez… MEH.

Como pequeño resumen, la comida que sirven en Premium Business o Premium Economy de LATAM -y tomando en cuenta otros vuelos- puede ser desde un almuerzo/cena bastante decente, a una experiencia de un muy buen restaurant en tierra.

IFE

img_5417

El entretenimiento a bordo en Premium Business básicamente consiste en una pantalla de 15” con una buena selección de series y películas, las mismas que puedes encontrar en Economy. Me ha pasado seguido que películas que no he ido a ver al cine o no estan disponibles en Chile, si lo están en el IFE de LATAM, y eso habla de lo actualizado que tienen su catalogo. Así que kudos por ello.

Ahora, lo malo del IFE de LATAM, sin duda es lo lento que puede llegar a ser, incluso en los más nuevos 787 Dreamliner. En términos de calidad -y totalmente opinion personal- la pantalla de Clase Económica puede llegar a ser mejor que la de Premium Business.

Hora de una siesta (?)

Otra de las bondades de viajar en Premium Business, es el maravilloso asiento de 44 cm de ancho y que puede convertirse en una cama totalmente plana.

Después del almuerzo/cena me dispuse a tomar una siesta de un par de horas para combatir el jetlag y llegar un poco más fresco a Santiago. Para convertir el asiento en cama, basta con presionar un par de botones y listo, y lo mismo para volver a la posición original. Debo reconocer que a pesar de que no me gusta la configuración 2-2-2 que usa LATAM, los asientos son MUY cómodos, bien acolchados y con espacio suficiente para un ser de 1.75cm como yo.

Acostado y arropado, tomé mi laptop y me puse a escribir este reviezzzzzzzzzzzzzzz…

Oh… ¿ya llegamos?

6 horas más tarde me desperté de manera automática, y con una sed gigante, así que pedí a una tripulante de cabina una Coca-cola (para deshidratarme más) con hielo, justo cuando comenzaron con el servicio de desayuno.

Con el desayuno pasó nuevamente algo extraño que no me había tocado antes en LATAM. Generalmente tienes dos opciones: Un desayuno completo, que se sirve 2 horas antes de aterrizar y donde te pasan una carta para seleccionar los items que quieres consumir, o un desayuno express que es super flaite simple, básicamente se trata de un mufin con un café/té, y que sirven 1 hora antes de aterrizar. En éste vuelo, no me pasaron la carta para seleccionar cual de las 2 opciones de desayuno quería, sino que la azafata fue preguntando por algunos items de la lista, saltandose varios.

Aquí el desayuno “completo”:

img_5415

No me preguntaron si quería yogur, cereales o extra pan (como generalmente pido), podría haberlo solicitado y seguro lo traían, pero luego me acordé de lo gordo que estoy y me conformé con: Medialuna (pan con forma de medialuna la verdad), ensalada de frutas y el omelette con papas asadas.

Siempre he encontrado que el desayuno en Premium Business no está a la altura de la clase, porque se trata del mismo desayuno de Economy, pero con esteroides. La calidad e ingredientes son los mismos. Por último la originalidad podría salvar la situación y en vez de omelette, unos huevos pochados a la mantequilla, una medialuna (PERO DE VERDAD) rellena con dulce de leche, o que se yo… así que ya saben LATAM, si necesitan mis servicios me contactan 😉

Cross-check y reportar

Con un aterrizaje suave por la pista 17L del Aeropuerto Arturo Merino Benitez (SCL) llegó el momento de despedirse de un muy buen y largo vuelo (a pesar de los problemas).

El producto Premium Business de LATAM a mi parecer sigue siendo el mejor de Latinoamérica e incluso puede competir con algunas aerolíneas gringas, la atención debe ser lo más recalcable, porque demuestra que puede ser amigable, cercana, pero al mismo tiempo muy protocolar, y esto a través de todas las cabinas, no sólo ejecutiva, pero se nota mucho más en ésta última.

En cuanto al producto Business como tal, los asientos son muy cómodos (aunque la configuración no tanto) y la comida puede ser un gran acierto o una buena alternativa

Si viajas en Premium Business desde Santiago, también tendrás acceso al VIP de LATAM, del cual tendremos un review luego (*), pero de momento les contamos que es bastante agradable, muchas opciones para picotear y tomar. Distintas salas para descansar. Y para los amantes de la aviación, una privilegiada vista de las operaciones en SCL, desde la cual se puede ver todo lo que sucede en pista 17R.

(*) unidad de tiempo que puede ser muy pequeña o muy grande, depende de los autores y clamor popular