Esfinge

Esfinge

Continuamos viajando en Made in SCL, y esta vez decidimos ir por algo de “turismo extremo” y visitamos El Cairo, capital de Egipto y cuna de una de las grandes civilizaciones antiguas. Uds se preguntarán ¿Por qué turismo-extremo? bueno, últimamente las cosas en Egipto han estado un poco revueltas, pero decidimos darle una oportunidad y tenemos varias cosas que contar.

Seguridad

Antes de entrar de lleno a todas las maravillas que conocimos en El Cairo, quiero tocar el tema más sensible sobre visitar Egipto, y es la seguridad. Si quieres visitar el país te aconsejo leer esto con mucha detención.

Como muy bien sabrán, el año 2011 se dio inicio a la Revolución Egipcia, una serie de manifestaciones por las malas condiciones de vida y corrupción vivida en el país, donde hubo mucha represión policial, y que finalmente llevó a la destitución del poder de Hosni Mubarak. Desde aquella revolución una gran inestabilidad política y social ha venido afectando a Egipto, lo que ha provocado que grupos extremistas aprovechen la oportunidad para causar actos de terror, muchos de ellos dirigidos a turistas.

Cuando investigué un poco sobre el clima social de Egipto, en todos lados era muy claro, mejor abstenerse. Es más, los gobiernos de USA y UK han levantado una alerta de viaje para quienes pretendan visitar Egipto, donde aconsejan NO viajar a zonas aledañas al delta del Nilo (incluido El Cairo) a menos que sea estrictamente necesario, también aconsejan NO viajar en NINGUNA circunstancia a la zona del Sinai, donde han ocurrido secuestros a turistas.

Las alertas responden a varios atentados a sitios turísticos como Luxor, ataques a policías en las calles, y otros hechos más preocupantes como el avión comercial ruso derribado en la zona del Sinai, luego de que una bomba fuera implantada en la zona de cargo del avión en el Aeropuerto de Sharm el-Sheij, el balneareo más popular de Egipto. Otro caso es el vuelo MS804 que se estrello en el Mediterráneo mientras hacia la ruta Paris-CDG a El Cairo, donde aún las autoridades egipcias no dicen nada al respecto, pero se sabe que se inició un incendio en la cabina, levantando sospechas sobre las nulas medidas de seguridad de EgyptAir. Además, el historial de accidentes de EgyptAir -la aerolínea nacional de Egipto- deja bastante que desear, con muchos incidentes y poca respuesta de las autoridades egipcias. Y es más, la semana pasada un par de pasajeros resultaron heridos luego de que se iniciara un incendio en la zona de cargo del avión mientras se iniciaba el embarque.

Pasajes

Estaba claro que no viajaríamos en EgyptAir, por lo que decidimos volar con Royal Jordanian, que si bien no tiene vuelos directos desde Atenas, Grecia (donde nos encontrábamos) a El Cairo, podíamos hacer un vuelo corto de 1 hora y media hasta Amán, Jordania, para luego dirigirnos a Egipto. También acumularíamos KMS LATAM Pass,  ya que la aerolínea es parte de la alianza Oneworld. En total por persona de pasajes Atenas-Amán-El Cairo-Amán saldría aproximadamente 400 euros, unos 100 euros más caro que viajar en EgyptAir en vuelo directo Atenas-El Cairo con retorno a Amán (nuestro próximo destino).

Nuestra primera experiencia con Royal Jordanian fue positiva, a bordo las azafatas fueron amables y curiosas de nuestros pasaportes chilenos. Te dan comida/bebestibles incluso en vuelos de sólo 1 hora. El Aeropuerto de Amán es ultra-moderno, y debe ser el aeropuerto más bonito en el que he estado.

Hola Egipto

Un poquito de smog

Un poquito de smog

El Aeropuerto Internacional de El Cairo es bastante especial por decir lo menos. Primero, cuenta con 3 terminales, el primero -y más antiguo- es para vuelos de aerolíneas Oneworld y otras como Nile Air, Alitalia, Etihad, Emirates. El Terminal 2 está en renovación pero aún atiende un poco de tráfico, finalmente el nuevo Terminal 3 atiende aerolíneas de Star Alliance y todos los vuelos de EgyptAir. Como curiosidades, tiene otros terminales: VIP y Seasonal. También hay un pub afuera del Terminal 1, un mall, la zona estacionamiento es gigante y caótico.

Cuando llegamos, se encendieron las primeras alarmas de la seguridad en Egipto. Al pasar policía internacional, nos retuvo un guardia que encontró rara nuestras visas, hizo varias preguntas y esperamos unos 10 minutos a que nos hicieran un chequeo general de papeles para dejarnos pasar. Fuera del aeropuerto extrañamente había más seguridad, y notamos que nadie podía acercarse al Terminal si no eran pasajeros, habían barras papales y policías fuertemente armados… algo raro pasa por acá.

Por fin seguros en el Hotel (???)

Egipto es barato en general, por lo que al momento de escoger un hotel, decidimos ir por lo má mejol  y elegimos un 5 estrellas: Intercontinental Semiramis, que además estaba a pasos del Museo Egipcio. El hotel nos costó cerca de USD$130 la noche, muy buen precio para todas las comodidades que tiene, y además por ser Gold Ambassador, nos hicieron un doble upgrade a un Executive Room, que consiste en dos piezas, una para dormir y otra para el relax con sillón, tele, escritorio y más. No he tenido el tiempo de hacer el post correspondiente, pero pronto les contaré como ser un miembro elite en hoteles de la cadena IHG sin quedarte ninguna noche con ellos. Spoilers: hay que pagar, pero lo vale.

Al momento de llegar ¡nos encontramos con más seguridad que en el aeropuerto!, nunca había estado en un hotel que primero, para llegar a la puerta revisan con detención cada auto, el maletero y un perro entrenado da un par de olfatazos por si no llevas nada raro. Luego, el segundo chequeo viene al momento de entrar al hotel, todas tus pertenencias tienen que pasar por un escáner y tú por un detector de metales. Repetir esto cada vez que quieres entrar al hotel… BRÍ-GI-DO.

La entrada: Museo Egipcio

Entrada al Museo Egipcio

Entrada al Museo Egipcio

Pero dejemos de lado la seguridad un rato y vamos de lleno a las bondades de El Cairo. Uno de los puntos fuertes de la ciudad es visitar el Museo Egipcio, en donde están todos los artefactos que se lograron rescatar de las pirámides y de los varios saqueos que sufrió. Nunca he sido muy fan de los Museos, pero íbamos acompañado de una guía que nos explicó todas las esculturas y objetos encontrados.

Lamentablemente el Museo Egipcio esta muy mal mantenido, al interior no hay aire acondicionado, las piezas están repartidas por una gran sala sin mucha explicación para quienes la visitan sin saber de la historia previamente. A raíz de la baja cantidad de turistas nos encontramos con que la cafetería del museo estaba cerrada, no logramos comprar bebidas o un buen café árabe.

La entrada cuesta EGP$75, y hay una entrada extra por si quieres ingresar al salon de las momias por EGP$100, en donde guardan faraones y otros personajes egipcios. Vale la pena si sientes morbo por cadáveres muy bien conservados.

El plato fuerte: Las Pirámides

Piramide de Kefrén

Piramide de Kefrén

La única de las 7 maravillas del mundo antiguo que aún queda en pie, hablamos de las 3 grandes Pirámides de Giza y tumba de los faraones: Keops, Kefrén y Micerino, cuya construcción se remonta por allá en el año 2500 Antes de Cristo.

Como la mayoría del mundo, mi conocimiento sobre las pirámides no va más allá de saber sus nombres, ubicación, algo de historia de faraones y que fueron construidas por extraterrestres, por lo que mis expectativas no eran muy altas. Para llegar hasta el área arqueológica decidimos tomar un tour privado, y que nos transportaría por todo El Cairo en nuestro viaje. La entrada a las pirámides cuesta 80 libras egipcias, algo así como 9 dólares. En la misma portería también está la opción de comprar una entrada extra por EGP$200 -le quitamos un cero para dejarlo en dólares- para ingresar al interior de la pirámide de Keops y llegar hasta la cámara secreta en donde está su tumba: TO-TAL-MEN-TE recomendado (*)

(*) a menos que tengas claustrofobia, sufras de ataques de pánico o te cueste respirar.

Mi primera impresión al llegar a las pirámides fue: SON GIGANTES. Por algún motivo pensaba que eran mucho más pequeñas de lo que se ve en documentales o fotos, pero es increíble su tamaño, la verdad parece un cerro que tiene fachada de ladrillos.

img_3634Pero lejos, lo más impresionante fue ingresar a la Pirámide de Keops. La entrada es muy estrecha, y debes recorrerla agachado, subiendo varios peldaños. Una vez dentro empiezas a sentir que falta el aire, pero no te preocupes, sólo estas al interior de una estructura gigantesca hecha de 2,3 millones de bloques de caliza y cada uno pesa 2 toneladas. Una vez en el centro de la pirámide, encuentras una sala de unos 3×8 metros en donde está la tumba (vacía) de Keops. Al interior, mucha gente reza o hace rituales energéticos ya que creen que la pirámide tiene algo especial, y la verdad, , estar al interior se siente algo muy extraño porque claramente fue construida por los extraterrestres grises de Las Pleyades y está conectada directamente con su planeta.

Tip: Hay paseos a camello en un sector cercano a la Pirámide de Micerino (la más pequeña), a nosotros nos costó EGP$20 por persona, pero seguro se puede negociar un poco más. En la mitad del camino un tipo se nos acercó para darnos “de regalo” bebida, obviamente caímos y terminamos dándole propina (más de lo que sale una bebida), al menos estaba helada. Al guía también hay que darle propina, y a veces se pueden poner muy insistentes con ese tema, o que les des dólares, simplemente les dices que NO y te alejas, evita discutirles porque no vas a ganar.

Cerca de la Pirámide de Keops se encuentra la famosa Gran Esfinge, escultura mitad león mitad humano. Para ser sincero, no me impresionó tanto como las pirámides, parece ser una escultura tallada en piedra a nivel monumental, pero comparte un método de construcción similar a la tumba de los faraones.

Saqqara

Luego de ver las Grandes Pirámides de Giza, nos dirigimos a Saqqara, en donde se encuentran las pirámides más antiguas de Egipto y que son escalonadas. En tamaño, son mucho más pequeñas que las de Giza, pero en su interior encuentras escrituras, otras formas de tumba y edificaciones. Vale la pena visitar este lugar que esta un poco más alejado de El Cairo (1 hora) y pagar la entrada que es de EGP$70.

Los postres: Mezquita, Hanging Church, Old Cairo

img_3861

Nuestro tercer día en El Cairo fue dedicado a recorrer la ciudad -con nuestra guía por supuesto-, primero visitamos un barrio cristiano en donde se encuentra la Iglesia Colgante (Hanging Church), que si bien el nombre suena bastante interesante, se le llama así porque esta construida sobre otra edificación….  DUH! Fuera de ese dato, la iglesia tiene como principal atracción una sala en donde se dice que Jesus vivió cuando pequeño, en la época en donde era perseguido por los romanos.

También visitamos una mezquita gracias a nuestra guía, que nos explicó algunos protocolos a seguir una vez en su interior. Además aprovechó de contarnos un poco del Islam.

Después de la mezquita, nos dirigimos a conocer خان الخليلي (el Bazar Jan el-Jalili) una zona ubicada en el Old Cairo, que alguna vez estuvo rodeado por murallas y sólo se puede acceder por una de las pocas puertas de hierro que protegían la ciudad. Creo que es uno de los pocos lugares en El Cairo en que te sientes en contacto con la verdadera cultura egipcia, y vale la pena recorrerlo.

img_3818

Fuera de Old Cairo, la ciudad empieza a mutar en algo más occidental, aunque desordenado, y sobre esto último es lo que muchos tal vez teman. Tal vez han escuchado historias sobre bocinazos por todos lados, autos manejando como locos, sin semáforos, y la verdad es que todo eso ¡es cierto! pero no están terrible como imaginan, lo sentí mucho peor en Vietnam, y tal vez se asimile más a Tailandia pero sin semáforos ni respeto por los carriles, así que es un buen punto de comparación para aquellos que han visitado el sudeste-asiático.

La ciudad es gigantesca y lo mejor es moverse en taxi o transporte privado, caminar grandes distancias no es muy recomendable por la contaminación -que es lo primero que notarán al llegar a El Cairo- el aire es irrespirable durante gran parte del día, y entre la polvareda del desierto y smog querrás refugiarte en algún lugar cerrado, y ojalá con aire acondicionado.

Chao Egipto

img_3887

Despedirse de El Cairo no fue tan fácil como llegar al Aeropuerto, pasar policía internacional y subir al avión que nos llevaría a nuestro próximo destino. Nuevamente el tema de “seguridad” nos llamó mucho la atención, porque al menos nos encontramos con unos 7 controles distintos desde que llegamos al aeropuerto hasta subir al avión:

  1. Control de los autos antes de ingresar al perímetro del Aeropuerto, con perros, detectores de bomba y mucho militar armado.
  2. Control de identidad antes de llegar al Terminal, solo pasajeros pueden acercarse, si estas esperando a alguien debes estar a varios metros de distancia.
  3. Verificación del contenido de maletas y equipaje de mano ANTES de entrar al Terminal.
  4. Otro escáner de maletas SÓLO para acercarte al counter y hacer check-in.
  5. Más control de identidad, esta vez antes Y después de policía internacional. (3 en 1)
  6. Al llegar a la puerta de embarque otro escáner de equipaje de mano y detector de metales.
  7. Antes de subir al avión, chequeo manual de identidad y revisión corporal.

Finalmente nos instalamos en nuestros asientos y esperamos el despegue.

Nuestra experiencia en El Cairo fue genial -fuera del tema de la constante seguridad- conocimos la última gran maravilla del mundo antiguo, una ciudad con historia milenaria, una cultura muy distinta a la nuestra y disfrutamos de comida y bebestibles locales. Si preguntan por mi opinión, visitar El Cairo hoy en día no es muy aconsejable, a pesar de que hay fuertes medidas de seguridad que deberían hacerte sentir más tranquilo de visitar la ciudad, se sintió todo lo contrario. Hay veces en que existe seguridad de forma preventiva, y otras en donde existe porque el peligro es real, y esa fue mi sensación en El Cairo. Sin embargo si alguien quiere “arriesgarse” a visitar el país, aconsejaría hacerlo con algún guía que los acompañe a todos lados, esto lo pueden hacer contactando una agencia de viajes o empresa de tours local, no es caro y te puede ahorrar más de una complicación en una ciudad tan grande como El Cairo.