Diez minutos antes de lo programado, el vuelo CX288 procedente de Frankfurt, Alemania por fin tocaba suelo a las 06:40AM, luego de largas 11 horas de viaje que relatamos en extenso en el review de Cathay Pacific. Como me quedaría en Hong Kong por un par de días, sólo me bastó con pasar inmigración y recoger las maletas, pero si estás haciendo una conexión en el Aeropuerto Internacional de Hong Kong o Chek Lap Kok (HKG) no es difí­cil, ya que cuentan con un único terminal en donde llegan todos los vuelos y un segundo terminal que funciona exclusivamente para check-ins. Aunque es posible que tu vuelo salga desde alguno de los concourse satélite:

  • El Midfield Concourse, al cual puedes llegar a través de un sistema automático de trenes, similar al que hay en Madrid-Barajas (MAD)
  • Concourse Satélite Norte, al que se accede por medio de un shuttle de buses que parten desde el Gates 50 en el Terminal 1.

Para llegar a la ciudad tienes el servicio de trenes Airport Express (MTR), para comprar tu boleto recomendamos hacerlo en las mismas casas de cambio al interior del Aeropuerto y pedir las indicaciones ahí mismo (los letreros no son de fiar). Airport Express cuenta con 3 paradas:

  • Tsing Yi Station: Se encuentra a las afueras de Hong Kong
  • Kowloon Station: Desde aquí puedes tomar buses gratuitos a muchos hoteles en la zona de Tsim Sha Tsui
  • Hong Kong Station: Ubicada en pleno centro de la ciudad

Lo que sabía de Hong Kong

  • Hong Kong es una isla, pero la ciudad de Hong Kong está compuesta por islas y territorio en el continente
  • Es una división especial de China (su propia moneda, leyes, etc)
  • Está densamente poblada
  • Es una ex-colonia inglesa (mucha gente aún habla inglés)

Lo que me hubiese gustado saber

  • Hong Kong está heavy-ultra-hiper-densamente poblada (Nueva York es un pueblo de campo al lado de Hong Kong)
  • Las estaciones de metro más grandes pueden llegar a tener hasta 20 salidas/entradas
  • Tiene un clima tropical
  • Está lleno de malls casi todos plagados de tiendas de lujo (olviden encontrar un Fashion Park)
  • Hablan un inglés no muy entendible

Los barrios de Hong Kong

El área turistica

El área turística

Aquí me gustaría detener un poco, porque creo que algo que me costó bastante (a diferencia de otras ciudades) fue elegir un barrio de Hong Kong que sea base para recorrer la ciudad. Opciones hay muchas y para todos los gustos, en la isla de Hong Kong tenemos: Central, Wan Chai, Causeway Bay, mientras que en el territorio continental esta: Kowloon, Tai Wan, Tsim Sha Tsui y Tsim Sha Tsui East.

Finalmente (y entre tanto nombre complicado) decidí alojar justo en el límite entre Tsim Sha Tsui y Tsim Sha Tsui East, que es el sector de Hong Kong recomendado para turistas, tanto por su buena conectividad como atracciones a pasos de distancia, y que por lo demás, tiene la mejor vista de Hong Kong (en mi opinión). Los barrios de la isla de Hong Kong los recomendaría para quienes visitan la ciudad por una segunda o tercera vez, ya con un poco más de experiencia en el sistema de metro y buses.

IMG_1617

Upgrade a Habitación con vista a la bahía, Intercontinental Hong Kong

El hospedaje en Hong Kong suele ser bastante económico, para una ciudad que pelea cada metro cuadrado de tierra, y si no puede ganarlo, lo construye sobre el mar o en altura. Pueden encontrar excelentes hoteles a precio de un hostal de ciudades como Paris o Londres. Entre mucha búsqueda, decidí hospedarme en el Intercontinental Hong Kong, ¿motivos? tiene una vista excepcional hacia la isla de Hong Kong, un metro a pasos del hotel y restaurantes con Estrella Michelin, además, obtuve de forma gratuita un upgrade de habitación, una caja de chocolates finos, fruta y agua gratis en la habitación todos los días, early check-in y late check-out y 2 vouchers gratuitos para el bar, ¿como obtener todas esa regalías? lo explicaré en un próximo review sobre categoría de socio en hoteles.

El primer día

Una de las mayores atracciones de Hong Kong es el Big Buddha, gigantesca estatua de bronce que personifica a Buda y que permanece en posición de loto en la cima de la isla de Lantau, a sólo un par de kilómetros del aeropuerto. Mi intención ese día era aterrizar en Hong Kong, salir del aeropuerto y dirigirme a ver al Big Buddha temprano por la mañana, lamentablemente el clima dijo otra cosa, estaba nublado y con probabilidad de tormenta eléctrica.

Para ver al Buda es recomendable ir en días despejados, ya que hasta la más minima nube puede hacer desaparecer al Buda. Si quieres arriesgarte, verifica constantemente el clima en la Isla de Lantau (que puede variar significativamente al de Hong Kong), luego tomas el metro hasta la estación Tung Chung, en donde tienes la opción de subir hasta el Monasterio Po Lin en un sistema de teleférico llamado Ngong Ping Cable Car (no funciona todos los días), por bus o taxi.

Resignado de ver al Buda, ese día lo dediqué a tratar de recuperar algo de sueño luego del largo viaje (te encargo el jet-lag), recorrer la zona de Tsim Sha Tsui y hacer un poco de shopping.

Hong Kong: El paraíso de los foodies

Luego del shopping (de lujo o del regateo), y del Buda al que no pude ir, Hong Kong es famosa por tener una alta concentración de restaurantes con Estrella Michelin, probablemente porque terminas con el rollo michelin, pero oficialmente se refiere al reconocimiento que hace la marca francesa Michelin a restaurantes por su calidad gastronómica mediante inspectores anónimos ultra-calificados. En otras palabras, la Guía Michelin es como la Biblia de los foodies, en donde existen 3 calificaciones solo para unos pocos restaurantes de todo el mundo:

  • 1 estrella: Muy buen restaurante en su categoría
  • 2 estrellas: Excelente preparación, vale la pena el desvío
  • 3 estrellas: Excelente cocina, vale la pena hacer un viaje especial
Yan Toh Heen

Almuerzo en Yan Toh Heen

De los 4 restaurantes del Hotel Intercontinental de Hong Kong, 2 tienen calificación de 1 estrella -NOBU y SPOON by Alain Ducasse-, y uno de 2 estrellas llamado Yan Toh Heen, especializado en comida cantonesa. Solo puedo decir que tal como lo dice la guía, valió el desvío a Hong Kong, totalmente. No quiero imaginar como será almorzar/cenar en uno de 3 estrellas (en Hong Kong hay 6 de ellos).

Segundo día

Ya un poco mejor del jet-lag, fuí hasta la isla de Hong Kong y para subir a Victoria Peak, para tener la mejor vista de la ciudad. Aquí fue donde conocí lo compacto que puede ser Hong Kong, rascacielos por todos lados, pasarelas que interconectan malls con edificios, calles y estaciones de metro, estas últimas todo un mundo subterráneo que pueden llegar a tener hasta 20 salidas/entradas distintas. También me llamo la atención el contraste de gente, mucho trabajador ambulante mezclado con turistas y gente de negocios. El poco espacio para moverse en algunos sectores eran increíble, en especial en las pasarelas conectan las cuadras, porque con el tráfico de autos sería imposible cruzar.

IMG_1685

Desde Victoria Peak

Para llegar a Victoria Peak debes llegar hasta la estación de metro Admiralty y luego caminar por Garden Road hasta Peak Tram. Yo me perdí, y terminé conociendo Hong Kong Park antes de llegar, lo recomiendo si tienen el tiempo. Una vez en Peak Tram debes comprar tu entrada para tomar el tren que te llevará hasta la cima de Victoria Peak, algo parecido al tren que te lleva hasta el Cristo Redentor en Rio de Janeiro. Hay entradas solo para subir, y otras idas/vuelta más acceso a la terraza con vista de 360º, obviamente vale la pena comprar ese ticket. La cima de Victoria Peak tiene varias atracciones, fácil puedes estar unas 3-4 horas, además de tener más shopping y buenas alternativas para comer con la espectacular vista de la ciudad.

Aprovechando la isla de Hong Kong, decidí explorar un poco más el barrio de Central, en donde encontrarás los rascacielos más altos, muchos malls y uno que otro mercado, y fue allí donde probé una de las especialidades de Hong Kong, el té con leche… sí, el mismo que hay en Chile u otros lugares, pero este tiene un toque especial, es recomendable tomarlo en formato frío (por el cálido clima de Hong Kong), y encontrarán que tiene un sabor particular, nada parecido al típico té con leche.

Amantes del shopping

IMG_1818

Una de mis expectativas de visitar Hong Kong era encontrarme con muchas tiendas regateando los típicos productos Made in China, si bien existen, parecen estar en extinción. Algo que me sorprendió mucho de Hong Kong era la absurda cantidad de tiendas de lujo, en todas las esquinas de Tsim Sha Tsui o Central había una, y los malls parecían estar dedicados a este tipo de tiendas, lo peor de todo es que los precios son los mismos que en cualquier otro país del mundo, a pesar de que en Hong Kong prácticamente es una ciudad sin impuesto. En general, no encontrarás productos BBB, ni siquiera electrónicos, y sobre estos, debes tener mucho más cuidado debido a la gran cantidad de artículos falsificados, que son de alta calidad. Si buscas comprar algo con las tres B tal vez sea buena idea alejarse un poco de Tsim Sha Tsui, en Tai Kok Tsui o Kowloon encontrarás las mismas tiendas a precio ligeramente menor.

IMG_1829

En el lado opuesto, existen varios mercados que venden aquellos Made in China, uno de los más conocidos es Temple Street Night Market, ubicado cerca de la Estación de Metro Jordan y en las calles adyacentes a Temple St. Además de encontrarte con esos productos electrónicos chinos, puedes comprar arte, ropa y utensilios de todo tipo. El regateo es parte importante, siempre puedes negociar un mejor precio o pedir uno que otro descuento, y recuerda cotizar en distintas tiendas también. Este mercado funciona generalmente de noche, y puedes aprovechar de cenar algo más autóctono en alguno de los restaurantes o carros de comida del sector.

Tercer día

Para este día no tenía nada planeado la verdad, pero tenía varias opciones: Paseo por Causeway Bay y luego tomar una embarcación hasta llegar a Victoria Harbour (al lado de mi hotel), visitar Disneyland Hong Kong, seguir recorriendo la ciudad y perderme en uno que otro sector, finalmente opté por lo caminar por los alrededores de Victoria Harbour, y fue allí que descubrí 2 lugares que no los tenía considerado, uno era la Avenida de las Estrellas y la Torre del Reloj. Primero que todo, la Avenida de las Estrellas es donde se encuentra la estatua de Bruce Lee (originario de la ciudad) y es un típico lugar para turistear. Lamentablemente se encontraba en renovación toda la costanera donde estaba ubicada, pero esta gente fue inteligente y para seguir incentivando el turismo movieron todas las estatuas a una calle adyacente. La Torre del Reloj también es otro lugar muy concurrido por turistas, a su costado se encuentra un Museo de Astronomía, y otro centro de eventos donde siempre hay actividades gratuitas.

Por ser el último día, dejé lo mejor para la noche, la famosa Sinfonía de Luces de Hong Kong, espectáculo donde muchos rascacielos y edificios importantes de la ciudad se unen puntualmente todos los días a las 8PM para realizar un show sincronizado de luces y música. Para ser sincero, lo vi las 2 noches anteriores desde el hotel y lo encontré muy aburrido. Pero en la tercera noche decidí verlo desde Victoria Harbour, justo afuera del Museo de Arte de Hong Kong, y fue otra cosa, había mucha gente y desde el museo parlantes tocaban la música que acompañaba al show de luz. **llora** Muy emocionante todo.

A Symphony of Lights desde Victoria Harbour

A Symphony of Lights desde Victoria Harbour

Hong Kong es una ciudad gigante y fácil se lleva el premio a la ciudad más ajetreada en la que he estado -lo siento Nueva York-. Por lo mismo me faltó mucho por hacer, entre ello estaba visitar alguno de los monasterios, conocer el zoológico, visitar otros mercados de regateo, pasear por la bahía en alguna de las embarcaciones antiguas o hasta internarme en el continente para visitar la verdadera China, pero eso quedará para una próxima vez.