Es normal que para llegar a nuestro destino final debamos hacer escala (layover), tal vez sea de 2, 4, o hasta 6 horas, pero cuando una escala dura más de 8 horas, definitivamente vale la pena salir del aeropuerto y explorar la ciudad.

Bogotá es una de esas ciudades hub -al igual que Lima o Sao Paulo- donde probablemente tu avión se detendrá y deberás tomar otro para continuar a tu destino, quizás sea el Caribe, Centroamérica o USA.

Plan de viaje (o como llegar a Cancún con poco dinero)

En mi caso, tenía 1 semana para tirarme las pelotas descansar y algunos kilómetros LATAM Pass en mi cuenta. Si a eso le sumamos las ganas de ir a alguna playa y hacer absolutamente nada, entonces la elección era fácil:  El Caribe, y entre todas las opciones Cancún. México parecía ser lo más accesible en vuelos. Pero al momento de cotizar, me doy cuenta de la locura de los precios. El vuelo directo desde Santiago a Cancún era carísimo -no me alcanzaba- por lo que generar un vuelo con escalas era la alternativa perfecta para bajar la cantidad de kilómetros a canjear, pero… aún así, no era suficiente. Finalmente vi la luz, la opción estaba en hacer un stopover:

Stopover: Interrupción planeada y deliberada de un viaje.

¡Bingo! para llegar a Cancún sólo debía utilizar 40.000 kms LATAM Pass (Santiago-Bogotá) + USD315 (Bogotá-Cancún). Para planear el viaje con sólo 1 semana de anticipación, era todo un logro, los precios con escala rondaban los USD899 aproximadamente en LATAM (ex-LAN). La ruta comprada originalmente era bastante hardcore, Santiago-Lima-Bogotá, pasar la noche en el aeropuerto y volar a Cancún durante la mañana, todo sea por ahorrar un par de centavos.

Afortunadamente, la noche anterior al vuelo, me llaman para avisar la cancelación de uno de mis tramos en la ruta Santiago-Bogotá y eso me permitía cambiar el itinerario sin multas, por lo que elegí el viaje Santiago-Bogotá directo, pero había un pequeño problema … tendría que pasar 22 horas en Bogotá antes de continuar a Cancún.

Quedarme en el aeropuerto a dar vueltas no tenía sentido, y con el reloj corriendo para tomar el vuelo en menos de 12 horas, tuve que conseguir hotel y averiguar todo lo que pudiese sobre Bogotá.

Lo que sabía antes de viajar a Bogotá (y Colombia)

  • La gente es muy amable. Para cualquiera que tenga amigos o conocidos colombianos, es fácil darse cuenta de lo coordiales que son, ¿será el acento?, ¿será su forma de ser?… ahí la dejo yo.
  • La comida tiene mucha fritura. Plátano frito, batatas fritas, ¡todo debe ir frito!… y rico.
  • Es una potencia económica. Bogotá es la capital, y se nota que es una ciudad en pleno auge, edificios y construcción por todos lados.
  • Tienen el mejor café del mundo. Eso, punto. (tip. busquen por Café Amor Perfecto)

Lo que no sabía de Bogotá (y me hubiese gustado saber)

  • Bogotá está en altura. Sí, sabía que Bogotá estaba en altura -unos 1700 msnm pensaba yo-, pero no me imaginaba que estaba a 2640 msnm. Sobreexigirse fisicamente no es una buena idea.
  • Los taxistas son flojos… ¡pero capos!. Si un taxi va sin pasajeros y quieres hacerlo parar, no te sorprendas si NO lo hace, muchos de ellos toman pasajeros cuando se les da la gana. Pero cuando te subes a uno, llegarás a tiempo a donde sea, incluso con tráfico (alerta de probable exageración).
  • A veces es difícil hacerse entender. Todos hablan español, pero cuando me tocó interactuar con THE REAL PAISAS en una feria de artesanía, yo no les entendí nada, ni ellos a mi. (tip. Ud, no diga perdón, diga: ¡qué pena!)
  • Hay una cantidad absurda de Crepes & Waffles y El Corral. Están por todos lados por alguna razón inexplicable, y no tienen ninguna gracia. (*)

(*) El Corral Gourmet es BUENO.

¡Partimos!

10687258_10152897187934385_6176696876485060683_o

¡Hola! vengo a comprar azúcar

12:00 – El vuelo LA574 -saliendo de Santiago a las 8:25AM- aterrizó en Bogotá pasado el mediodía (hora de Colombia), normalmente en el Aeropuerto El Dorado (BOG) no hay mucho tráfico internacional durante la mañana, por lo que pasar migración tomó menos de 10 minutos.

13:30 – De lo poco que pude averiguar sobre Bogotá, el sector de Parque 93 parecía ser una buena opción para alojar, seguro y con varios puntos de interés cerca. El trayecto desde el Aeropuerto a Parque 93 toma alrededor de 40-50 minutos.

14:00 – Hambre. En el área donde me encontraba tenía muchas opciones para comer -muchas de ellas gourmet- pero decidí elegir un pequeño local llamado Tremenda Sal & Dulce, que vendía un menú de almuerzo colombiano a buen precio.

Cerca de Parque 93, recomiendo para almorzar: Mercado Sabor Local o Restaurante La Fabbrica si tienes presupuesto, y Pizzeria Da Quei Matti o La Vecindad en caso que busques algo más ajustado. Picadas para comer hay en todas las esquinas en caso tengas presupuesto más que ajustado, en especial puestos que venden empanadas.

11103173_10152897188204385_2340413982501378579_o

El teleférico de Monserrate

15:00 – Con poco tiempo, las opciones para turistear y conocer la ciudad eran escasas, y todo se resumía a conocer el centro cívico o subir hasta el Cerro Monserrate. Tener una vista de todo Bogotá al atardecer y conocer el teleférico, me llamó más la atención. Para llegar hasta Monserrate puedes pedir un taxi en el hotel y solicitar que te vayan a dejar y luego a buscar, aunque si andas con conexión a internet móvil, Uber es una buena alternativa en caso ningún taxista quiera parar.

11148400_10152897188254385_3706945077248713462_o

¡Vertigo!

16:00 – El trayecto desde Parque 93 a las faldas del Cerro Monserrate es de aproximadamente 40 minutos,  luego debes tomar el Teleférico de Monserrate para llegar a la cima, trayecto de no más de 5 minutos con una vista espectacular de la ciudad y borde de la montaña.

Y aquí fue donde cometí el error de sobre exigirme fisicamente, con poco tiempo para descubrir todo, trate de correr entre algunos lugares o caminar rápido entre escaleras. ¡Nadie me dijo que está a 3000 msnm!

11129705_10152897188509385_4287999423139806271_o

Sector sur de Bogotá desde Monserrate

Paseen con calma una vez arriba, no es muy grande, encontrarán una iglesia, varios miradores, y senderos que llevan a más miradores y casas coloniales.

11157545_10152897188539385_1863831343880243266_o

Los alrededores del Cerro Monserrate

18:00 – 2 horas es más que suficiente para disfrutar la vista de Bogotá, el teleférico, descansar y no apunarse y el Cerro. Luego decidí volver al hotel para descansar un poco antes de salir nuevamente.

De forma opcional, también da el tiempo para visitar el centro cívico de Bogotá -queda a 20 minutos  de Monserrate aproximadamente- y conocer la Catedral Primada y los alrededores de La Candelaria, no se recomienda estar hasta muy tarde por el sector, mucho menos sin compañía. Si decides ir al centro en lugar de Monserrate, tienes para visitar el Museo de la Moneda y el Museo de Botero.

20:00 – Salir a recorrer la zona de Parque 93 y Zona Rosa. De noche es bastante seguro, muchas tiendas artesanales abiertas, lugares para comer, pubs y ambiente post-office en todos lados.

22:00 – Con menos de 12 horas para volver al aeropuerto, necesitaba encontrar un lugar para cenar realmente colombiano y también conocer un poco la vida nocturna, entre varios reviews de restaurantes y pubs di con el lugar que tenía ambas: Gaira Café, que en palabras de uno de mis amiguitos de Swarm lo podríamos resumir en:

Hard Rock Cafe colombiano pero con comida realmente buena

¿Quieres probar la exquisita comida colombiana? bum, ahí tienes. ¿Quieres conocer un poco de la cultura a través de su música? paf!, banda y show en vivo. ¿Quieres tomar tragos ricos y bailotear? después de cierta hora todos bailando arriba de las mesas.

10953296_10152897188939385_9005331252012557996_o

La limonada de coco… ¡uff!

Es recomendable reservar con anticipación en este local o llegar temprano, es muy popular y generalmente se llena. Hay días en que se cobra una entrada (barato) para disfrutar de varios shows durante la noche.

00:00 – Felicidades, ya eres todo un paisa.

01:30Escena perdida

08:00 – Desayuno en el hotel y de vuelta al aeropuerto para continuar el viaje a Cancún.

10:00 – Para la minoría de quienes disfrutan estar en aeropuertos, El Dorado (BOG) ha sido premiado como el mejor aeropuerto de Sudamérica varios años consecutivos, es moderno, amplio, muchos sectores para sentarse y cargar tu celular, un duty free con buenos precios, y lo que más me gusta, una vista increíble del APRON y pista de aterrizaje para sacar fotos.

10954501_10152897189019385_4369234990240098488_o

Sala VIP de LATAM en BOG

El sector internacional del aeropuerto cuenta con 2 salas VIP para el viajero frecuente, una es de LATAM y la otra de Avianca, en caso viajes en Business, tengas la categoría Oneworld/Star Alliance adecuada para acceder, o poseas algún convenio con tarjetas como Priority Pass (mi caso). (tip. La sala VIP de LATAM generalmente está menos congestionada que la de Avianca y ofrecen un servicio similar)

11:30 – ¡Nos vemos Bogotá!